Brasil

Florianópolis: La Isla de la Magia!

En el siglo XVII, cuando la Inquisición era aún fuerte en Europa, muchos portugueses huyeron al sur de Brasil acusados de practicar brujería. Muchos de establecieron en la maravillosa isla de Santa Catarina, creciendo así la leyenda de la isla de las brujas: la Isla de la Magia. Hoy es una ciudad cosmopolita llena de playas preciosas e islas increíbles. Si hubo brujas o no, no lo sé; lo que sí sé es que la magia se respira en cada rincón de esta isla encantada. Hoy vamos a conocer Florianópolis y la Isla de Santa Catarina, la Isla de la Magia.

DB74948D-EB43-4F10-9CDD-5A9EA9E5AEC7
El Mirante de la Lagoa da Conceição con la bienvenida a Floripa

LA CIUDAD DE FLORIANÓPOLIS

Florianópolis, o Floripa como la llaman los brasileños, es la capital y ciudad más poblada del estado de Santa Catarina, al sur de Brasil. Curiosamente no está en el continente, sino que se levanta sobre una isla, la Isla de Santa Catarina, una isla mágica donde las playas dan paso a selvas y desiertos en apenas unos metros.

D6D7B894-D319-46E8-9D4E-AD468546564A
El Puente Hercílio Luz al anochecer

Lo más hermoso a conocer en la isla es su interior, pero vale la pena dar un paseo por la ciudad. El centro de Florianópolis está lleno de edificios patrimoniales de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. El Mercado Público, un verdadero icono de la ciudad, es un bello edificio amarillo donde comprar souvenirs, y uno de los mejores lugares de la isla para comer frutos del mar.

576AE56A-0CA9-4CB4-9C9D-C0F587793119
El Mercado Público de Florianópolis

Al este se encuentra la verdadera estampa de la ciudad ante el resto del país. El Puente Hercílio Luz, el puente colgante más largo de Brasil, une la isla de Santa Catarina con el continente desde hace casi 100 años. Hoy se encuentra cerrado el acceso, pero desde la isla, varios miradores permiten admirar el puente desde muchos ángulos. Debajo, en la playa a sus pies, se tiene una de las mejores vistas de la ciudad, especialmente al atardecer, cuando las luces se encienden y el puente se llena de brillo.

ABC11564-6E37-4349-8651-24769FAEA1DA
El Puente Hercílio Luz desde el Mirante

LAGOA DA CONCEIÇÃO

Al internarse en la isla, los paisajes se vuelven montañosos, y las carreteras se llenan de subidas y curvas cerradas que me hicieron temblar de miedo. La recompensa de estos caminos tortuosos es un sinfín de miradores a cada paso de la ciudad. El Mirante (nombre portugués para un mirador) de la Lagoa da Conceição es el primero de ellos y me dejó helado con esa vista preciosa de la laguna gemela y las montañas verdes alrededor.

54312DCB-9497-4E0F-9ACB-7512969AA2A6
La Lagoa da Conceição desde el mirante

La Lagoa da Conceição es una sorprendente laguna tropical, rodeada de montañas verdes y bordeada por playas de arenas doradas. Las gaviotas vuelan por todas partes y comparten las presas con los pescadores locales. En la orilla, unas curiosas construcciones de madera y tejados recuerdan la vida que llevaban los pescadores de la zona en tiempos pasados, cuando la pesca de ballenas era el corazón de la economía de la isla.

AA106129-2598-4DC4-A1C9-E2706C98BB23
Los bellos ranchos de pescadores de la Lagoa

Justo a la laguna se encuentran las dunas de Conceição, un precioso desierto de arenas blancas donde se practica sandboard. Vale la pena desviarse un momento para meterse en esta inmensidad blanca, y ver como curiosamente crecen flores y plantas sobre una arena fina que quema la piel cuando el viento sopla.

776F31B5-14A1-4F92-9B03-B9C4AE9580D2
Las dunas de la lagoa

Dónde comer es una cuestión complicada en la laguna. Y no es por la falta de opciones sino por la abundancia: aquí está una de las rutas gastronómicas del estado. Así que las calles están llenas de la restaurantes más variados, donde se come riquísimo debo acotar. Cualquier elección es buena. Después de comer algo rico, es bueno subir la colina para llegar al Mirante de Praia Mole, con la mejor vista de la laguna.

061CA690-9126-456C-957D-F5BBD775282B
Lagoa da Conceição desde el Mirante de Praia Mole

BARRA DA LAGOA

Cerca de la laguna, en el punto donde desemboca en el mar, Barra da Lagoa de alza con una enorme playa de arenas blancas y mar agitado. El pueblo es uno de los refugios favoritos para los surfistas, con las mejores olas de la isla.

A0ED544E-0210-47D8-97DE-44443FA0CF67
El tradicional columpio de Barra da Lagoa

Pero no es sólo playa lo que guarda este lindo pueblo de pescadores. Aquí se encuentra la sede sur del Proyecto TAMAR, un sitio precioso donde se trabaja en la conservación de la tortuga marina. El lugar es maravilloso, con estanques donde viven las tortugas, y caminerías con muchos carteles informativos.

E0D3780B-CCFB-44AB-9028-DF8F7478B26A
Tortugas cabezonas en el Proyecto Tamar

Los alrededores de la playa forman una reserva natural donde las tortugas marinas acuden a desovar. Por eso es tan importante la conservación de este lugar. Sentarse en el columpio gigante y balancearse sobre las aguas durante las últimas horas de la tarde es un final perfecto para la visita a esta preciosa playa.

70CBD5D6-8CD2-40FC-AD4F-540F1285F06F
Barra da Lagoa es la playa favorita de los surfistas

SANTO ANTÔNIO DE LISBOA

Los contrastes en la isla de la Magia son impresionantes. Mientras el sur me llenó de con la potencia del mar, en el norte me susurraba con calma. Y es precisamente al norte de la isla donde se encuentra Santo Antonio de Lisboa, un pequeño pueblo de pescadores al que entré por recomendación de nuestro chófer de Uber, y que nos enamoró inmediatamente con esas rocas enormes clavadas en la playa, y con los azules serenos de un atardecer nublado.

6E0958D6-F07F-416A-8908-6DC29DB7A176
La playa de Santo Antônio de Lisboa llena de grandes pedras

La Iglesia de Santo Antonio se encuentra en lo más alto de la colina de la ciudad, y es de lo más sencilla, aunque su interior tiene una rica decoración barroca. Cuando llega la noche se ilumina de luces de colores, que fue el momento perfecto para pasear y disfrutar de los restaurantes frente a la playa. Que delicia comer al atardecer frente a este mar pacífico, después de admirar las cerámicas que venden en las tiendas cercanas. Un pueblo que no se pueden perder.

26F2480E-1C0F-42DF-AF98-D2FF8D14573A
La bella iglesia de Santo Antônio

LAGOINHA DO LESTE

Si el Puente Hercílio Luz es la cara urbana de Florianópolis, Lagoinha do Leste es la cara natural inconfundible de la Isla de Santa Catarina. Es la trilha (trekking) más famoso de la isla, que inicia desde Pantano do Sul, un mínimo pueblo de pescadores, con una playa enorme de arenas blancas, y aguas menos agitadas que las del resto de la zona.

2F01C569-4A58-4551-A52E-FFB29C1CBFAA
En Pantano do Sul se inicia la trilha hasta Lagoinha

Al inicio del pueblo, mucho antes de la playa, está la subida a la montaña. Es una calle empinadísima, y si se cansan subiendo esta, esperen a pasar la siguiente hora en ascenso continuo, por un camino de tierra y rocas. El camino fue extenuante, quedé con la lengua de corbata, pero nada puede matar la fascinación de encontrarse desde lo alto con esta inmensidad de arenas doradas y mar azul intenso, rodeado de una laguna, e inmensas montañas verdes.

D9A05315-9DCF-4DEC-ADE6-E7F8C743030F
Lagoinha do Leste desde Las Tres Coronas

Desde la playa, hay un camino que asciende al cerro de Las Tres Coronas, el mejor mirador de la playa, donde, como hacen todos los visitantes, me subí en unas preciosas rocas que sobresalen del camino para la mejor foto del lugar. El retorno es por el mismo camino, con la misma intensidad de la subida, pero esta vez renovados con las bellezas conocidas. Al final hay que almorzar en Arante Bar e Restaurante, decorado con notas que dejan los comensales, y animado con música en vivo. Yo disfruté ese día de un excelente pescado frito amenizado por Lele Swing (Instagram del grupo), y fue una de las mejores experiencias gastronómicas en la ciudad.96FF2A90-77F3-43CA-83B4-6FD80680F985

El interior del tradicional Restaurante Arante

CANASVIEIRAS

Al norte de la isla se encuentra el refugio de los argentinos (como nos decía nuestra host). Canasvieiras, un pueblo que se ha llenado de resorts y departamentos, gracias a una preciosa playa, una de las más lindas de la isla, de arenas blancas y suaves (parecen talco), y un mar azul intenso. Es una playa preciosa, desde la que salen los famosos barcos piratas, una experiencia que no se pueden perder. La playa es perfecta para disfrutar en compañía, pues es bastante movida, y tiene muchos vendedores de toda cosa que se puedan imaginar.

5BFC4397-056B-4901-88A3-BF235ABBB07F
La playa de Canasvieiras con los famosos barcos piratas

TRAVESÍA EN BARCO PIRATA

La travesía más conocida en Canasvieiras es el recorrido en barco pirata. Hay muchísimas empresas, con recorridos similares y mismos precios, pero con los ojos cerrados les recomiendo hacerlo a bordo de El Perla Negra (Perola Negra en portugués, mis amigos venezolanos entenderán mi preocupación al inicio). El inmenso barco, comandado por nada menos que por un Jack Sparrow brasileño, cuenta con la tripulación más atenta y divertida de todas las de la playa, y se detiene en tres puntos de la bahía: El Castillo de Santa Cruz, la Bahía de los Delfines, y la Isla del Francés, en un recorrido que dura un poco más de 5 horas.

E8B4BAE2-1324-454D-925C-20B47F471CC6
La isla do Francês desde el Perla Negra

Les voy a hablar del Castillo más adelante, pues creo que merece una mención especial. La Bahía de Los Delfines (de Golfinhos en portugués) es la afortunada parada para almorzar, y forma parte de la Reserva de Anhatomirim, donde se resguarda una perfecta muestra de la Mata Atlántica. Es por eso, que me sorprendió lo virgen del lugar: no se ven lanchas deportivas, ni esas multitudes de gente que estorban a la vista y al disfrute. Y aunque normalmente se ven muchísimos delfines en la parada, no me tocó esta suerte. La playa es cálida, de arenas blancas, y con estas enormes rocas que distinguen al litoral brasileño.

AAFD7526-E3C9-4162-91B1-96A5F94851DC.jpeg
La hermosa playa de la Bahia dos Golfinhos

La última parada, la Isla del Francés (Ilha do Francés), tiene una pequeña playa, pero como es una reserva integral, está prohibido acceder a ella. Pero como la diversión no existe si no se prueban las aguas del mar, pues este fue el punto para saltar desde la borda y disfrutar de estas aguas cerca al barco. La experiencia fue una de las mejores en todo el viaje.

LA ISLA DE ANHATOMIRIM Y LA FORTALEZA DE SANTA CRUZ

Cerca de la costa de Canasvieiras, la isla de Anhatomirim es una pequeña isla boscosa, donde los portugueses, en su afán defensivo, levantaron una de las fortalezas más impresionantes de todo Brasil. Formaba parte de un triángulo defensivo que protegía la ciudad de los constantes ataques de españoles provenientes de Buenos Aires y Uruguay. Hoy la fortaleza funciona como un museo, y debo admitir que fue la parte favorita de mi viaje.

8AF9A7A1-D401-4087-813E-454531D8B480
La entrada a la Fortaleza de Santa Cruz

Apenas me bajé de la embarcación, me enamoré de los enormes lagartos, que no veía desde que dejé mi tierra. La entrada es por una escalera de piedra que da acceso a una portada en la cima de la isla. Cuando se cruza este umbral, se abre un horizonte azul intenso, rodeado de los edificios coloniales que alojaban las oficinas de la fortaleza. Las garitas de vigilancia, sobre cada uno de los baluartes, dan una vista directa tanto a la bahía como al mar abierto. No pude evitar sentirme en tiempos ancestrales al admirar este maravilloso horizonte.

B7ABFE8D-794C-49D3-B25C-066C468C2CC3.jpeg
Los baluartes de la fortaleza dan a un mar azul intenso

La prisión de la fortaleza está construida con muros fuertes, con enormes arcos que la sostienen. Más allá, se encuentran los cañones, orientados al mar, y la estación de telegrafía. Fue imposible para mí contener la emoción frente a tanta belleza combinada en un solo lugar. Y esta emoción fue mucho más intensa cuando descubrí que la isla, no solo conserva historia, sino que además es el hogar de muchísimos capivaras (chigüires

ED23A2B8-E646-4F8D-83C6-F8367A6A9ADB.jpeg
La isla tiene como habitantes capivaras (chigüires) salvajes

Y si como no fuera suficiente, la isla tiene más de estas preciosas playas de aguas cristalinas, arenas blandas, y enormes rocas, perfectas para disfrutar de la vista de este mar calmo y limpio.

6D75C8F1-6A6C-43F0-8CB1-BFD2A91C0066
Bajo la fortaleza la isla tiene lindas playas

PLAYA DANIELA

Después de pasar parte de la tarde disfrutando a tope en el Perla Negra, es hora de relajarse y aprovechar de las últimas horas de sol. Y, las playas del norte son la mejor opción para esto. Playa Daniela fue mi elección y no me arrepiento de ello: la playa tiene la arena más suave que mis pies han tocado, y un mar cristalino, siempre rodeado de las enormes rocas graníticas brasileñas. Y lo más importante, aunque tiene un pequeño pueblo vacacional, la playa está siempre con poca gente, así que no te pasarán vendiendo de todo, y no te dañarán la dicha con un reggaeton a todo volumen. Un lugar perfecto para relajarse y disfrutar de el sol.

F26364C7-BF0A-4503-87D0-83B99F7FB7DC.jpeg
La playa Daniela tiene las bellas rocas que caracterizan esta región

ILHA DE CAMPECHE

Dejé para el final la que es considerada la playa más hermosa del estado de Santa Catarina: la Isla de Campeche. Llegar a ella fue todo un proceso: algunos nos decían que fuéramos desde Barra da Lagoa, otros desde Armacao. Nos ofrecieron paseos en lancha desde Canasvieiras. Ninguno se pudo. O no salían las lanchas, o estaban los cupos llenos por el día. A la final, cuando ya nos dábamos por vencidos, un alma nos dijo que desde la playa de Campeche salían paseos regulares. Fue así como llegamos a esta preciosa playa, de dunas blancas, y un mar bien agitado, con muchos surfistas, para tomar los botes que nos llevaron hasta la isla.

73106A65-D64A-46FC-870B-E7C911AEA844
Playa de Campeche con sus bellas dunas blancas

Resulta que el cruce se hizo en apenas 5 minutos, y llegamos a un verdadero paraíso. La isla de Campeche es una reserva natural que se llena de aves marinas, y donde la preciosa playa se confunde con la tupida selva de la Mata Atlántica. El azul del mar es de un turquesa intenso, casi fluorescente, y en los márgenes de la playa se encuentran enormes piedras graníticas.

4010379F-6ED0-48AF-81C4-4799ED316E32
La playa de la isla es la más hermosa del estado

Al llegar a la isla, un grupo de estudiantes que trabajan en la conservación de la isla nos recibe, haciendo énfasis en la necesidad de conservación de la isla, y además explicando la existencia de coatíes, unos mamíferos preciosos a los que les encanta robar la comida a los visitantes, así que los verán a menudo montados en las mesas.

671A6BDE-665C-4B1E-A190-466685C08A8B
Coatíes en la Isla de Campeche

Los mismos estudiantes trabajan como guías, y llevan a hacer 4 trekkings alrededor de la isla, que varían según la temporada. El trekking arqueológico es el más corto, pero muy interesante, pues no solo permite descubrir la preciosa flora y fauna de la isla, sino que también pasa por restos arqueológicos interesantes, de los que el más sorprendente es El Letrero: un impresionante petroglifo en una piedra gigante frente al mar. La roca, justo frente a enormes acantilados, me dejó el corazón pequeñito al transportarme a la edad de los indígenas en la región.

CAB31F6C-BCBF-4BCE-90B6-2F98DE080149.jpeg
El Letrero es el petroglifo más grande de la isla

Después del trekking, lo mejor es almorzar en el pequeño restaurante de la isla, y disfrutar de un baño de sol y mar, un poco frío debo confesar, pero refrescante porque la arena blanca achicharra la piel. El último viaje de vuelta de la isla es a las 3 pm, así que disfruten de todo el mar posible.

D03894E8-2F0B-44C9-B4E6-3BBEB612D171.jpeg
Arenas blancas y aguas turquesa en la Isla de Campeche

RESERVA DE GALHETA

Justo al final de Barra da Lagoa se encuentran algunas colinas con una reserva y playas escondidas. Llegar a ellas es fácil, caminando por algunos caminos sencillos y cortos, aunque con bastantes subidas. se puede hacer a cualquier hora del día, pero yo decidí hacerlo en la tarde, con menos sol, para poder llegar a esta enorme piedra en la colina desde donde se ven las bellas Piscinas Naturales de Barra da Lagoa.

3A424389-6D35-47BE-A5F7-5C632F501ACF
Vista de las Piscinas Naturais de Barra da Lagoa

Las Piscinas Naturales son un conjunto de enormes rocas donde el mar se vuelve tranquilo, y se puede disfrutar de un baño con vista a la montaña. Quizás es porque fui en la tarde, pero el agua es helada, aunque vale la pena con el calor que hace a estas horas. Es curioso acercarse a las rocas, y admirar la vida marina que crece pegada a ellas, como cangrejos, anémonas y todo tipo de algas.

16B21CD9-33EB-46F8-B5F2-A3FBE019D987.jpeg
Las Piscinas Naturais están entre enormes rocas

De vuelta se puede hacer una parada en Prainha, una pequeña playa, con un mar un poco más calmo que el de Barra da Lagoa, y que se encuentra justo antes de llegar a la playa principal. Ya después de esto, es hora de disfrutar alguna delicia brasileña, como el acaí, para poder decirle adiós a la isla que mágicamente me enamoró: la Isla de Santa Catarina.

D1B3C23E-CD3F-4D83-8381-BDAE650C4BF0.jpeg
Prainha se encuentra entre Barra da Lagoa y las Piscinas Naturais

VIDEO: FLORIANÓPOLIS, LA ISLA DE LA MAGIA

¿CÓMO LLEGAR?

Florianópolis cuenta con el Aeropuerto Internacional Hercílio Luz, que recibe vuelos desde Sao Paulo, Río de Janeiro, Brasilia, Salvador de Bahía, Porto Alegre, Buenos Aires, Santiago y Córdoba. La ciudad está conectada por autopista con la mayoría de las principales ciudades de Brasil.

¿QUÉ COMER?

Brasil es un verdadero paraíso culinario, y Florianópolis es una de las mejores ciudades del país para comprobar esto. Lo más apreciado son las comidas marinas, especialmente el pescado y las ostras. Se acompaña de pirao, una salsa de pescado y harina de yuca, y feijao (fríjoles).

El acaí es el helado tradicional de todo Brasil, y en Floripa está en todas las esquinas. Se puede comer solo o combinado con cereales, leche, leche condensada, frutas o galletas. Los mejores lugares para comer en la isla son Santo Antonio de Lisboa, la Lagoa da Conceicao, y el centro de Floripa.

¿CÓMO MOVERSE?

La mayoría de las atracciones de la isla se encuentran bastante distantes entre sí. Los traslados en autobús son algo complicados, y casi siempre requieren hacer una parada en Florianópolis. Uber es una buena opción, como también alquilar un auto.

GALERÍA

 

POSTALES DE MI TIERRA: CERRO LA ESMERALDA

SONY DSC
Las ciudades de Valencia y San Diego vistas desde el Cerro La Esmeralda

Valencia, la capital de Carabobo, se encuentra asentada entre tres hermosos valles que le dan vida: el Valle de Valencia, el Valle de San Diego y el Valle de Guacara. Los tres están separados por montañas bajas pero de paredes verticales. El grupo de montañas más hermoso es la la Fila El Orégano, donde está el Cerro La Esmeralda. Desde la cima, se tiene una preciosa perspectiva de Valencia y San Diego. Al anocheces el espectáculo de luces es increíble, y uno se siente simplemente rodeado por ciudad en cualquier ángulo que uno mire. Una verdadera maravilla.

MAPA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s